viernes, 9 de marzo de 2018

Viaje por la Montaña Palentina a través de Mis Sentidos



      Durante una semana, los alumnos de 3 años han realizado un viaje por la Montaña Palentina. Las tutoras han sido las encargadas de acercar a los alumnos a su entorno más cercano; olores, sabores, sonidos, colores, texturas... han activado todos sus sentidos.



      Habiendo trabajado previamente sobre los sentidos y concretarlos en 5,  los alumnos han ido descubriendo y vivenciando el mundo que los rodea gracias al Proyecto Viaje por la Montaña Palentina a través de Mis Sentidos.  Cada día de la semana se ha dedicado a cada uno de ellos. El lunes, dedicado a la vista, los alumnos han salido al patio para utilizar herramientas que agudizan su sentido de la vista (prismáticos, lupa, espejo...), modifican la manera de ver el mundo (papel celofán de colores) o lo dificultan (anteojos para dormir) y han realizado, como productos finales, un mosaico,  con foami, de la montaña y el castillo de Aguilar y una vidriera, con papel de celofán,  de un paisaje natural a la ribera del Río Pisuerga.



     El martes, el sentido a destacar era el oído. Los alumnos han disfrutado escuchando sonidos cercanos, identificándolos e imitándolos a través de onomatopeyas. Son diversos los objetos que han aparecido en el aula para recrear los sonidos de la Montaña palentina: un silbato de agua, un cencerro, una campana, unas castañuelas... El producto final de ese día ha sido la elaboración de unas maracas y un palo de lluvia.

     El miércoles, el sentido a estimular ha sido el sentido del olfato. Los alumnos, con ayuda de las docentes, han elaborado un laboratorio de los sentidos y han dialogado sobre los olores que les resultan agradables y los que resultan desagradables, respetando la diversidad de opinión. ¿A qué huele nuestro entorno? A galleta, a setas, a corteza de árbol, a patata, a queso....



     El jueves se ha dedicado al sentido del tacto; las manos y los pies serán las partes del cuerpo que identifiquen texturas y temperaturas. El producto a elaborar se denomina Manos que sienten, unas manos elaboradas con foami sobre las que los alumnos han pegado diferentes elementos encontrados en la naturaleza: carbón, cantos rodados, tela de saco, hierba, caracoles...

     El viernes, el elemento motivador era un suculento almuerzo con productos típicos de la zona y con los cuales, además de degustarlos y decidir si son o no de su agrado, han realizado una obra artística denominada La espiral de los sabores.

     Cada producto final ha sido incluido en una maleta y se ha dedicado una última sesión para preparar una exposición en el aula bajo el nombre de La Montaña Palentina a través de Mis 5 Sentidos. Todos los hallazgos, descubrimientos y obras artísticas realizadas por los alumnos se mostrarán en la exposición que se inaugurará al público el próximo 10 de marzo en la Jornada de Puertas Abiertas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario